sábado, febrero 20, 2010

La mente, tan poderosa como se quiera


Tenia tiempo buscando esta historia que leí hace mucho. No he encontrado fuentes certeras para comprobar si en realidad sucedió o no, ni tan poco si el protagonista en realidad fue el que tuvo esta vivencia, lo cierto es que es un tema interesante y deja aprender una valiosa lección. "La mente es tan poderosa como se quiera", solo basta con tener el control para que la magia deje de ser ficticia.

La anecdota:

" Un científico de Phoenix -Arizona - queria probar una teoria. Necesitaba un voluntario que llegase a las últimas consecuencias. Lo consiguió en una penitenciaria . Era un condenado a muerte que seria ejecutado en la penitenciaria de ST . Luis, en el estado de Missouri , donde existe la pena de muerte ejecutada en la silla electrica.

El cientifico Propuso lo siguiente :... (Sigue leyendo>)



Él participaria en un experimento científico , en el cual seria hecho un pequeño corte en el pulso , lo suficiente para gotear su sangre. El reo tenia la probabilidad de sobrevivir , en el caso contrario ,falleceria con una muerte sin sufrimiento ni dolor.

El condenado aceptó , pues era preferible eso a morir en la silla electrica ,además tenia una oportunidad de sobrevivir. El condenado fue colocado en una cama alta de hospital, y amarraron su cuerpo para que no pudiera moverse. Hicieron un pequeño corte en su pulso. Abajo de su pulso, fue colocada una pequeña vasija de aluminio. Se le dijo que oiria su sangre gotear en la vasija.

El corte fue superficial y no alcanzó ninguna arteria o vena, pero fue suficiente para que el sintiera que su pulso fue cortado. Sin que él lo supiera , debajo de la cama había un frasco de suero con una pequeña valvula . Al cortar el pulso, fue abierta la valvula del frasco para que el creyese que era su sangre la que caia en la vasija. Cada 10 minutos el científico, sin que el condenado lo viera , cerraba un poco la valvula y el gotro disminuia . Mientras tanto el condenado creia que era su sangre la que estaba disminuyendo . Con el pasar del tiempo fue perdiendo color, quedando cada vez más palido. Cuando el cientifico cerró por completo la valvula , el condenado tuvo un paro cardiacoy murió , sin ni siquiera haber perdido una gota de sangre.

El científico consiguió probar que la mente humana cumple , al pie de la letra todo lo que le es enviado , y aceptado por el individuo, sea positivo o negativo, y que tal acción envuelve a todo el organismo , sea en la parte orgánica o psiquica.

Esta historia es una alerta para que filtremos lo que nos envía nuestra mente , pues ella no distingue lo real de lo fantastico , lo cierto de lo equivocado, simplemente graba y cumple lo que le es enviado."

El cientifico de esa historia es el autor de las siguientes frases:

" Quien piensa en fracasar, ya fracasó antes de intentar "

" Quien piensa en ganar, lleva un paso delante "

" He sido una persona afortunada , nada en la vida me ha sido facil "

" La mente, ese desconcertante inquilino"


Sigmund Freud


MAGOMI

3 comentarios:

  1. estoy convencido de que esto es un hoax... que es falso
    por que nos contamos estas historias?

    ResponderEliminar
  2. Exonautes... por algo digo esto en el comienzo

    "No he encontrado fuentes certeras para comprobar si en realidad sucedió o no, ni tan poco si el protagonista en realidad fue el que tuvo esta vivencia, lo cierto es que es un tema interesante y deja aprender una valiosa lección"

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:04 p.m.

    Ningún Estado, ninguna ley permitiría experimentar con un condenado a muerte y mucho menos dejarlo elegir. La única elección para un condenado a muerte es la última cena que tendrá. Esta historia no tiene cabida en ninguna realidad posible. Y esta frase "quien piensa en ganar, lleva un paso adelante": el ego piensa en ganar. El ego traiciona. En esta cultura occidental donde todo se propone como una competencia incesante, qué enfermedad detestable es pensar todo el tiempo que HAY QUE GANAR y fomentarlo en todos lados.

    ResponderEliminar

Eres libre de comentar tu opinion pero me gustaría saber tu nombre y de donde escribes...