sábado, marzo 12, 2011

Guillermo Tell

El propósito de este post, es dar a conocer a un gran artista, que muchos (en los que me incluía hasta hoy), no habían tenido la dicha de conocer. Y no, no me refiero a Guillermo Tell, sin embargo es necesario conocer un poco de ese Guillermo, para que entiendan a lo que me refiero.

Guillermo Tell

(s. XIV) Héroe legendario suizo. Según la tradición, Guillermo Tell era un ballestero, famoso por su puntería, que desafió la autoridad del gobernador Gessler al negarse a saludar a su sombrero, expuesto bajo el tilo de Altdorf. Gessler lo condenó a tener que atravesar con una flecha de su ballesta una manzana puesta sobre la cabeza de su propio hijo, prueba que Guillermo superó con éxito. Encarcelado por Gessler, Guillermo Tell consiguió evadirse y darle muerte. Esta leyenda, que contiene muchos elementos de tradiciones anteriores, hay que entenderla dentro del contexto de la lucha que los cantones suizos llevaron a cabo contra el Imperio alemán de los Habsburgo, y que terminó con la victoria de los suizos y la independencia del país

Ahora bien, vayámonos a Cuba, a la tierra del artista que me motivó a publicar éste post.

Les doy el gusto, de conocer a "Carlos Varela".

Ahora vean como usó la leyenda de Guillermo Tell, para hacer alusión a la situación de su país.

Ésto no es política, esto es "Verdad". Todos los regímenes tienen un ballestero que lanza letras, a veces disfrazadas, para camuflarse y evitar ser vistas por ojos indeseados.



"Lo impresionante de los bohemios, es que sus letras pueden verse vestidas de todas formas y colores, según el ojo que las mire"

2 comentarios:

  1. Anónimo12:17 p.m.

    Guillermo Tell en Cuba es "la familia Castro" IMPRESIONANTE.

    Estoy llorando, se me pararon los pelos.
    Que grande Carlos Varela, grande.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:26 p.m.

    que arrecho esto. "Ahora le toca al padre la manzana en la cabeza" que genial.

    ResponderEliminar

Eres libre de comentar tu opinion pero me gustaría saber tu nombre y de donde escribes...